Felipe Lagomazzini


Imagen no disponible


Filippo Lagomarsino Orcese (Pieve Ligure, Génova, Italia, 31 de julio de 1790 - Sanlúcar de Barrameda, Cádiz, España, 1 de enero de 1873), conocido en España como Felipe Lagomazzini, fue el antecesor más directo de los Lagomazzini.

Sus padres eran Domenico Lagomarsino y Teresa Orcese (consultar antecesores de los Lagomazzini).


Biografía

Primeros años en Italia

El 3 de agosto de 1790, al tercer día de su nacimiento, Felipe fue bautizado como Giovanni Filippo Antonio Lagomarsino en la parroquia de san Miguel Arcángel de Pieve Ligure por el arcipreste Mariano Nicola Serra, siendo sus padrinos Francesco Grovetto y Maddalena Corsanego.

Partida de bautismo de Felipe Lagomazzini

Partida de bautismo de Felipe Lagomazzini.

Pieve Ligure era en aquel momento un pueblo de unos 1.800 habitantes según un censo de 1750, a sólo 1 km de distancia de Sori. El centro de este asentamiento poblacional siempre fue su templo, ya existente desde la época romana (hoy iglesia de san Miguel), en torno al cual se fueron construyendo las casas.

El enclave privilegiado de Pieve Ligure, junto al mar y rodeada de terrenos muy ricos en olivos, explica que sus habitantes se dedicaran bien a la pesca o bien al campo. De hecho, concretamente la actividad del padre de Felipe, Domenico Lagomarsino, era agrícola, y es probable que Felipe aprendiera con él, adquiriendo así las habilidades que más tarde le permitirían empezar una nueva vida en España como hortelano.

Felipe tenía dos hermanos: una hermana, Catalina (dos años mayor que él), y otro hermano, Fortunato (diecisiete años menor que él), fruto del matrimonio de su padre con otra mujer, Cecilia, cuando él contaba con 6 años de edad.

Hasta 1754 Pieve Ligure permaneció apartada y tranquila; no obstante, dicho año sería ocupada por las tropas austríacas, que la convirtieron en un campo de batalla contra el ejército napoleónico sobre todo a principios del siglo XIX. Fue en medio de este clima de inestabilidad cuando Felipe, entre tantos otros ligures, decidieron embarcarse con destino a Cádiz.

Llegada a Sanlúcar

Cádiz acogió a un gran número de genoveses con los empleos más diversos: comerciantes, tenderos, verduleros, bodegoneros, sirvientes, enfardeladores, mandaderos, mozos, cocineros, zapateros, colchoneros, chocolateros, peluqueros, sastres, fideeros, panaderos, plateros, peineros, silleteros, confiteros, aguadores, tenedores de libros, marineros, mesoneros, almaceneros, tratantes y cerrajeros. Sin embargo, los agricultores, al no tener la ciudad de Cádiz tierras cultivables, fueron a parar a los pueblos de alrededor: Jerez, San Fernando (hasta 1814 denominada Isla del León), Chiclana y Sanlúcar de Barrameda, siendo esta última adonde se dirigió Felipe.

Resulta curioso cómo Felipe terminaría asentándose en España en una ciudad que guardaba muchas similitudes con su ciudad natal en Italia, pues Sanlúcar también es una localidad costera cuyos vecinos se dedicaban principalmente a la pesca y al campo.

Según el Diccionario geográfico-estadístico de España y Portugal compilado por Sebastián Miñano y Domingo Fontán entre 1826 y 1829, Sanlúcar de Barrameda contaba entonces con 16.773 habitantes. Su término comprendía 28.070 aranzadas, de las cuales 10.097 (más del 35%) eran de labor, y sus afamadas huertas daban unas legumbres y hortalizas excelentes, muy consumidas en Cádiz y en Sevilla.

Los terrenos de huertas se extendían por las zonas que rodeaban la ciudad, la cual se muestra en el siguiente plano del siglo XVIII:

Puerto de
              Sanlúcar de Barrameda y Chipiona (1765)

Puerto de Sanlúcar de Barrameda y Chipiona (1765). Ministerio de Educación, Cultura y Deporte - Catálogo Colectivo de la Red de Bibliotecas de los Archivos Estatales.

Felipe Lagomazzini se estableció como hortelano en Sanlúcar, en la parte extrema del arrabal de la Ribera (hoy Barrio Bajo), concretamente en la Huerta del Pino, llamada así porque en aquella zona estuvo el desaparecido convento de san Francisco, en cuyo terreno san Diego de Alcalá —que pasó por aquí durante su viaje de ida a Canarias, en 1449, y a su vuelta— plantó un enorme pino que podía verse desde la entrada del río, sirviendo así de referencia para los marineros. Tal era la popularidad del Pino de San Diego, que incluso aparece en el mapa anterior. Aquí una ampliación del mismo:

Ampliación del mapa de Sanlúcar en 1765, con el Pino
              de San Diego

Ampliación del mapa de Sanlúcar en 1765, con el Pino de San Diego.

El famoso Pino estaba situado en las inmediaciones de la actual Plaza de Toros de Sanlúcar. Al camino que salía desde la ciudad hasta él se lo denominó Camino de San Francisco (hoy Avenida de San Francisco) debido a que antiguamente dicho sendero conducía al mencionado monasterio de san Francisco, y todo su lado derecho en dirección hacia el Pino estaba flanqueado por huertas, en la última de las cuales Felipe tuvo su casa, pues era frecuente que los hortelanos residiesen en sus huertas.

Imagen de satélite
              de la actual Avenida de San Francisco de Sanlúcar

Imagen de satélite de la actual Avenida de San Francisco de Sanlúcar, con la situación de las antiguas huertas y de la Plaza de Toros.

Matrimonio

En Sanlúcar, Felipe conoció a María Mariscal Moreno, natural de El Bosque, pueblo de la sierra gaditana donde nació el 2 de septiembre de 1805 (era 15 años menor que él). La familia de María abandonó El Bosque debido a la epidemia de cólera desatada en la comarca el mismo año en el que ella nació y, sobre todo, a la invasión francesa: el pueblo ofreció resistencia a la entrada de las tropas napoleónicas, y tras su toma fue saqueado e incendiado. La miseria inundó aquella zona, así que sus habitantes la abandonaron por varios años. Solamente la Cédula Real de Fernando VII, nombrando Villa a El Bosque en 1815, permitió su renacer, a costa de mucho sacrificio.

Felipe y María se casaron el 13 de marzo de 1824 —contando él con 33 años de edad y ella con 18— en la iglesia mayor parroquial de Nuestra Señora de la O de Sanlúcar, habiendo sido oficiada la ceremonia por el sacerdote Benito Márquez y actuando como testigos Pablo Blanco, Domingo Parode y Cristóbal Mestre, de la misma ciudad.

Partida de matrimonio de Felipe Lagomazzini y María
              Mariscal

Partida de matrimonio de Felipe Lagomazzini y María Mariscal.

Al año de casarse tuvieron a su primer hijo, al que llamaron Domingo Juan —fórmula que empleaba el nombre del abuelo paterno (Domenico) y el primer nombre del propio Felipe (Giovanni)—, pero éste murió prematuramente el año siguiente. Ildefonso Gonzaga sería el segundo hijo del matrimonio, nacido justo tras la pérdida del anterior y al que pusieron el nombre del abuelo materno (Alonso, Ildefonso), pero también fallecería en su segundo año de vida. Así pues, para los siguientes tres hijos volverían a usar los mismos nombres de sus predecesores: Juan, Ildefonso y Domingo.

En el caso de Domingo, en todas sus generaciones posteriores se ha seguido perpetuando este mismo nombre, pasando de padres a hijos y de abuelos a nietos.

El sexto hijo de la familia sería una niña, llamada Teresa como su abuela paterna.

Aparte de los dos primeros (Domingo Juan e Ildefonso Gonzaga) solamente otra hija fallecería prematuramente: Inés, de la que no se tienen más datos. Por tanto, Felipe y María tuvieron en total 15 hijos, de los cuales vivieron 12.

Fallecimiento

Felipe, que testó en Sanlúcar el 2 de octubre de 1869 ante el notario Manuel Casanova, murió en su casa a las 10 horas de la mañana del 1 de enero de 1873 (a los 81 años de edad) a consecuencia de disentería (una infección intestinal). Se le enterró en el cementerio de san Antón Abad.

Fue Diego Rodríguez, amigo de la familia que residía en un navazo vecino, quien dio parte y presentó la correspondiente certificación facultativa una hora después ante el juez municipal y su secretario.

Partida de defunción de Felipe Lagomazzini

Partida de defunción de Felipe Lagomazzini.

Tras la muerte de Felipe, la casa familiar en la huerta del Pino sería heredada por su hijo Ildefonso, y María, ya viuda, se iría a vivir con su hija Teresa a la cercana calle Alcoba, falleciendo 18 años después, el 28 de febrero de 1891 (a los 85 años de edad).


Hijos

Felipe Lagomazzini tuvo 15 hijos con María Mariscal, de los cuales Domingo Juan (#1), Ildefonso Gonzaga (#2) e Inés (#15) murieron prematuramente, y María Esperanza (#10) y María Luisa (#11) eran gemelas:

# Nombre Nacimiento Muerte
1 Domingo Juan
1825 1826 (1)
2 Ildefonso Gonzaga
1827 1829 (2)
3 Juan 1828 ¿?
4 Ildefonso 1829 1909 (79)
5 Domingo 1832 1902 (69)
6 Teresa 1833 1894 (61)
7 Francisca 1836 1919 (83)
8 Carlos 1837 ¿?
9 Mercedes 1839 ¿?
10 María Esperanza
1841 1930 (89)
11 María Luisa
1841 1913 (71)
12 Cecilia 1843 1901 (57)
13 José 1846 1918 (71)
14 Manuel 1847 1893 (46)
15 Inés ¿? ¿?